«Querida yo,

No le compres a papá ese jersey verde que te costará carísimo porque nunca se lo pondrá. Tampoco te agobies cuando no apruebes a la primera el carné de conducir. Ni a la segunda, ni a la tercera. Lo acabarás sacando a la cuarta, paciencia. Solo tienes que acordarte de que no puedes entrar en una rotonda en cuarta y que los peatones no se esquivan. Vete al concierto de tu grupo preferido cuando cumplas los 22, porque será el último».

¿Quieres seguir leyendo? Continúa en Amanece Metrópolis.

Anuncios