«Es domingo y está lloviendo. Lucía se lleva la taza de café a los labios mientras observa su reflejo en la ventana de la cocina. Las gotas de lluvia salpican el cristal. La ventana está abatida».

Un microrrelato para Amanece Metrópolis que continúa aquí.

Anuncios