«Solo quedábamos Greta, ella, yo y el maldito monstruo que la mantenía postrada en la cama. Siempre he detestado los hospitales. Su olor, el verde de las paredes y las tristes razones por las que sueles estar allí». Continúa en Amanece Metrópolis.

Anuncios